¿Qué almohada elegir para evitar las arrugas del sueño?

almohada arrugas dormir

Un descanso reparador resulta fundamental para cuidarnos por dentro y por fuera. Sin embargo, dormir el número de horas recomendable no es suficiente para lucir una piel perfecta. Hacerlo sobre una almohada antiarrugas puede ser de gran ayuda para evita la aparición prematura de los temidos surcos faciales. Hay que tener en cuenta que durante el sueño existe otro factor importante que puede influir en el envejecimiento de la piel, nos referimos a la postura en la que dormimos.

➡️ ¿Por qué aparecen las arrugas del sueño?

Durante la noche la piel se regenera y se incrementa la actividad celular. Sin embargo, la presión que sufre la piel contra la almohada favorece la aparición de las arrugas del sueño, que no tienen nada que ver con las líneas de expresión.

Todos nos hemos levantado alguna vez con las clásicas líneas marcadas en la cara. Desaparecen al cabo de un rato, pero lo cierto es que esos surcos están erosionando la piel y, con el paso del tiempo, veremos con horror como acaban convirtiéndose en arrugas.

Estas líneas suelen aparecer en forma de pliegues verticales en el óvalo facial. La edad también influye, ya que es más frecuente que se produzcan a partir de los 35 años, cuando la piel se vuelve más fina y se produce un descenso del colágeno, la elastina y el ácido hialurónico.

➡️ Cómo dormir para evitar las arrugas faciales

Si sueles dormir boca abajo o de lado, el riesgo de desarrollar las arrugas del sueño será mayor. Estas dos posturas son las menos recomendables, ya que son las que favorecen una presión mayor entre el rostro y la almohada.

No podemos evitarlo, hay una postura en la que nos encontramos cómodos y tendemos a repetirla cada noche. Con el paso del tiempo, acumulamos muchas horas de presión sobre la piel facial y las arrugas se van marcando y fijando.

Lo más recomendable es dormir boca arriba, ya que esta postura favorece una mejor circulación de la sangre en la piel. Un factor que reduce la hinchazón natural que se produce durante el sueño. Pero, sobre todo, evita que se ejerza presión sobre la piel facial y minimiza el riesgo de desarrollar este problema estético.

➡️ Consejos para evitar la aparición de arrugas del sueño

La postura en la que dormimos es determinante y puede acelerar y multiplicar las líneas que se forman en el rostro, cuello o escote. Afortunadamente, existen algunas cuestiones que podemos tener en cuenta para minimizar su aparición.

Rutina de cosmética nocturna

Si eres víctima de tu almohada, la higiene facial y la hidratación profunda de la piel pueden ser tus aliados para evitar la aparición de surcos y líneas de expresión. Es cierto que durante las horas de sueño se produce un proceso de regeneración cutánea natural, pero nunca está de más utilizar cosmética de apoyo para un resultado óptimo. Entre los ingredientes que no pueden faltar nunca en tu rutina antienvejecimiento nocturna podemos destacar los siguientes: el retinol, el ácido hialurónico y los péptidos

Mejora la calidad del sueño

Si la postura y la cosmética son importantes para el cuidado de la piel, un descanso reparador resulta fundamental. Dormir el mínimo de horas recomendado, entre 7 y 8, te ayudará a sentirte bien y también favorecerá los procesos regenerativos que nuestro organismo realiza durante la noche.

De hecho, existen varios estudios que señalan que la falta de sueño favorece un envejecimiento prematuro.  Si tienes problemas para dormir, no te pierdas nuestro post sobre la higiene del sueño con consejos y recomendaciones para un descanso adecuado.

Ejercita tu rostro

Realizar gimnasia facial por la mañana ayuda a combatir la pérdida de firmeza propia de la edad. Además de estos ejercicios, es recomendable masajear la cara con movimientos circulares y toquecitos con los dedos. Esta será la mejor forma de reactivar la circulación sanguínea y combatir la aparición de las arrugas del sueño.

Elige la almohada Descansín

➡️ Elige una almohada para evitar arrugas

Aunque adquieras el hábito de dormir boca arriba, seguro que en algún momento durante la noche te moverás y acabarás con la cara pegada a la almohada. Por esta razón, elegir un modelo adecuado resulta vital para nuestro objetivo de minimizar las arrugas faciales.

Si tenemos en cuenta que la presión de la almohada sobre la piel facial será inevitable, es importante elegir una almohada con un tejido suave y que sea transpirable para que la piel pueda oxigenarse durante la noche.

La almohada Descansín está fabricada con un tejido suave, cuenta con una funda doble de aloe vera que mejora las condiciones de higiene. Además, al ser viscoelástica presenta un elevado nivel de transpiración y se adapta a la fisionomía de la cara, reduciendo los puntos de presión que son la principal causa de la aparición de estas arrugas.

El cuidado de la piel y la calidad del sueño van de la mano. Para lucir un cutis sano y luminoso será necesario tener un descanso reparador y elegir productos adecuados para dormir, ayudándote también a conservar tu piel joven durante más tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
1
Hola ¿En que podemos ayudarle?