¿Cómo elegir la almohada ideal?

elegir almohada viscoelastica

¿Sabías que la vida media de una almohada es de dos a tres años? Dependerá tanto del uso que se le dé como del número de lavados con el que cuente. Transcurrido este tiempo, sufre cierto deterioro y va perdiendo las propiedades con las que contaba inicialmente. Si te levantas con dolor cervical o sufres cefaleas, probablemente ha llegado la hora de cambiarla.

Pero ¿cuál es la más adecuada? Debes pensar que su función principal es la de mantener tu cabeza perfectamente alineada con el resto del cuerpo. Una almohada viscoelástica es una gran opción, ya que presenta una gran capacidad de adaptación.

Cuando pensamos en nuestro descanso tendemos a centrarnos en el colchón y, a menudo, nos olvidamos de la almohada. En un gran error, este elemento es fundamental para alcanzar un sueño reparador y profundo. Su función consiste en sostener el peso de nuestra cabeza mientras dormimos, mantenimiento el cuello lo más recto posible para que las articulaciones y la musculatura no sufra en exceso durante esas horas.

➡️ Factores relevantes: altura y firmeza

Antes de nada, hay que tener en cuenta que la elección del modelo más adecuado dependerá de cada persona. La postura en la que duerme o su constitución física son cuestiones que afectan al tipo ideal de almohada. Vamos a profundizar en ello:

¿Qué altura es mejor?

  • Altas. Con un grosor mínimo de 15 centímetros, son la alternativa ideal para las personas que duermen de lado. En esta posición, su altura favorece que tanto la cabeza como el cuello permanezcan alineados con la columna.
  • Intermedias o medianas. Su grosor puede oscilar entre los 11 y los 14 centímetros. Son la mejor solución para las personas que se mueven y alternan ratos boca arriba con otros de lado.
  • Bajas. La altura habitual de estas almohadas es de 10 centímetros y están pensadas para las personas que duermen boca abajo.

Otro factor importante a la hora de elegir la altura adecuada está relacionado con la morfología corporal. La mejor forma de hacernos una idea sobre el grosor ideal para cada caso será medir la distancia que existe entre el cuello y el hombro. Conociendo este dato, en centímetros, será más fácil acertar con nuestra elección. Si esta medida oscila entre los 2 y los 8 centímetros, será mejor optar por una almohada más baja. Mientras que si la distancia supera los 14 centímetros conviene decantarse por una más gruesa.

¿Qué pasa con la firmeza?

Al igual que ocurre con la altura, la postura para dormir va a ser clave en la elección de un modelo con mayor o menor firmeza.

  • Boca arriba. En este caso, lo más recomendable será una firmeza media o bajo. Si duermes en esta postura y prefieres un modelo más firme, puedes optar por una almohada viscoelástica de alta densidad, que se adapta a la perfección a la curvatura del cuello y la cabeza.
  • De lado. Con el objetivo de mantener el cuello y la cabeza lo más rectos posible, en este caso conviene decantarse por una firmeza más bien alta.
  • Boca abajo. Con esta postura, la menos frecuente y poco recomendable, la firmeza adecuada es la más baja de todas. Será mejor seleccionar un modelo más blandito.

Consigue ahora tu almohada viscoelástica

➡️ Otros criterios relevantes por los que elegir una almohada viscoelástica

Si estás pensando qué almohada viscoelástica comprar, te contamos algunos factores que pueden ayudarte a hacer la elección perfecta. Este material es uno de los más recomendables, ya que se adapta muy bien a las curvaturas corporales y favorece una postura correcta, con la columna bien alineada.

Las bondades de este tipo de almohada son muchas:

  • Son hipoalergénicas, la mayoría de estos modelos están tratadas para evitar microorganismos alérgenos como los ácaros del polvo.
  • Duran más tiempo en buen estado, ya que otros materiales tienden a deformarse más rápido.
  • Ya hemos hablado de su capacidad de adaptación al cuerpo, sin embargo, no se deforman. Cuando dejan de usarse, recuperan su forma rápidamente.
  • Son transpirables, gracias a su tejido permiten una mayor ventilación, favoreciendo un descanso libre de sudor y minimizando la sensación de calor.
  • Con tratamiento de resina de aloe vera. Este modelo de almohada cuenta con propiedades muy beneficiosas para el cuidado de la piel.

En definitiva, elegir la almohada más adecuada es la forma más sencilla de apostar por un descanso de calidad. Su importancia es similar a la de elegir un buen colchón. Cuando el material, la altura o la firmeza no son los más recomendables pueden aparecer molestias y dolores o problemas de salud. Dormir en una postura forzada, que no permite alinear el cuello y la cabeza con la columna vertebral puede desencadenar dolores cervicales y musculares, así como cefaleas.

En Descansin queremos ayudarte a dormir como un niño, contamos con los mejores productos relacionados con el descanso. Y, por supuesto, tenemos la mejor almohada viscoelástica del mercado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
1
Hola ¿En que podemos ayudarle?