¿Cuándo hay que cambiar el colchón?

dolor de espalda por viejo colchón

¿Has sentido de un tiempo a esta parte que te levantas con mayor sensación de cansancio? ¿No logras conciliar el sueño con facilidad o no consigues adoptar una postura cómoda en la cama como hacías antes? Tras una mala noche, ¿te despiertas con peor humor y un molesto dolor de espalda o de cabeza que no se despega de ti durante todo el día, aun teniendo una salud de hierro?

Tu colchón tiene fecha de calidad

Si la respuesta a todas estas preguntas es sí, es que ha llegado la hora de jubilar tu viejo colchón. Sobre todo, si ya ha alcanzado los 10 años de vida útil y no quieres que tu salud se vea resentida ni tu sueño alterado a consecuencia de este hecho. 

¿Cuándo y por qué debes cambiar tu viejo colchón?

Los materiales se desgastan con el uso continuado y el paso de los años, motivo por el que dejan de cumplir su función principal: garantizar tu descanso y tu salud lumbar.

Además del evidente paso del tiempo existen también otras señales que te indican que tu colchón ya no cubre tus necesidades y que debes sustituirlo cuanto antes. Desde Descansín consideramos que estos son algunos indicadores de que debes cambiar de colchón:

  • Si tardas en dormirte más de 20 minutos.
  • Si tu sueño es interrumpido y despiertas varias veces durante la noche.
  • Si notas que tu colchón se hunde y tiene la forma de tu cuerpo marcada.
  • Si te molestan los movimientos de tu pareja.
  • Si eres alérgico o asmático y notas que tus síntomas han empeorado sin ser primavera.
  • Si has perdido o ganado mucho peso y por ello se ve afectada la firmeza del colchón.

Consecuencias de un colchón viejo ¿Qué problemas de salud y consecuencias me pueden acarrear un colchón obsoleto?

Tal y como advierten, tanto médicos como asociaciones y profesionales del descanso un colchón ha completado su ciclo de vida tras aproximadamente una década de uso. Por tanto, cuánto más tiempo sobrepasemos la fecha límite de nuestro colchón más problemas físicos y psicológicos nos acarreará dormir poco y mal. A continuación, te exponemos algunos de los inconvenientes y síntomas que podrías sufrir a causa del desgaste de tu colchón: 

  • Empeora la calidad del sueño llegando a generar cuadros de estrés e insomnio.
  • La protección antialérgica del colchón va perdiendo su efecto y propiedades originales. Lo que significa que las personas alérgicas a los ácaros y al polvo verían intensificados sus problemas respiratorios y oculares. De hecho, al toser de forma repetitiva también presionamos las vértebras dorsales y ocasionamos molestias.
  • Aparición de moho y humedades. Si estas aparecen es necesario cambiar cuanto antes de colchón para evitar problemas de salud causados por hongos.
  • Dolores cervicales. Un colchón en mal estado también provoca pinzamientos y tirones de cuello debido al hundimiento y las marcas del colchón aparecidas por el uso. 
  • Molestias de espalda. La pérdida de firmeza del colchón puede producir dolores musculares, tendinitis, entumecimiento de brazos y piernas e incluso sensación de rigidez en todo el cuerpo.
  • El uso continuado de un colchón obsoleto puede producir cefaleas, dolores lumbares, dorsalgia, cifosis, tortícolis, hiperlordosis, hernia discal e incluso escoliosis.

Qué características técnicas debe tener tu nuevo colchón   

A la hora de elegir un colchón nuevo es importante que tengamos en cuenta algunos aspectos técnicos y que comprobemos si los elementos que incorpora el fabricante cuidan de nuestra salud, si se adapta a nuestras necesidades y si garantizan el máximo confort para que podamos disfrutar de un descanso y sueño reparadores.  Por tanto, ¿qué requisitos debe reunir el colchón que compremos? Estas son algunas de las características técnicas que te recomendamos desde Descansín:

  • Fibras hipoalergénicas. Es importante que nuestro colchón esté compuesto de tejidos especiales con propiedades antibacterianas y antialérgicas para evitar la acumulación de polvo, ácaros y bacterias. De esta manera prevenimos la aparición de problemas respiratorios y mejoramos el estado de patologías crónicas.
  • Que elimine la humedad y sea transpirable. Si contiene materiales 3D fresh, como en el caso del colchón Descansín, ayudará a que nuestro cuerpo se mantenga fresco en todo momento. ¡Así evitamos los temidos sudores durante los meses de verano!
  • Que tenga una dureza media tirando a alta.  Estos colchones ofrecen la firmeza perfecta, ya que mantienen la horizontalidad de nuestro cuerpo y la espalda recta. Gracias a este nivel de dureza evitamos que se deformen con el tiempo y que se produzcan dolores lumbares en el futuro.
  • Independencia de lechos. Gracias a esta característica y al material con el que está fabricado el colchón conseguimos amortiguar todos los movimientos de nuestro compañero de cama, evitando que los notemos y que nos desplacemos hacia el centro debido a la diferencia de peso.  
  • Material GEL. Este material protege tu salud lumbar y goza de mayor esperanza de vida. Su alta durabilidad convierte a este colchón en uno de los preferidos por los usuarios.

Dolores de cabeza y espalda asociados a tu viejo colchón

En resumen, si no logras conciliar el sueño con facilidad, si pasar una mala noche se está convirtiendo en costumbre, si por las mañanas te levantas con dolores de espalda y la energía por los suelos, lo más probable es que sea culpa de tu colchón y que sea necesario sustituirlo. Por eso, tener en cuenta todo esto a la hora de elegir el colchón que mejor se adapte a tus necesidades. ¡Es fundamental si queremos garantizarnos un descanso de calidad! ¿Ha llegado la hora de cambiar el tuyo? ¿Quieres disfrutar y probar durante 30 días los beneficios saludables de nuestros colchones Descansín a precios low cost? ¡Consulta tus dudas con nuestros expertos y aprovéchate de las actuales ofertas online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
Hola ¿En que podemos ayudarle?
Powered by